Más, más y más – Quiero más!

Me parece a mi, basado en mi propia experiencia y la interacción que he tenido con otros enseñando meditación y crecimiento personal, que existe para la mayoría de los seres humanos una tendencia básica a querer más. Por otra parte, es poco común encontrar a alguien que este satisfecho con lo que tiene o con lo que ha logrado. Parece como si esta fuerza produjera mayormente insatisfacción.

Una vez que estas observaciones se interiorizaron en mi me hice la siguiente pregunta: ¿qué origina esa tendencia? Hemos observado el resultado de esa tendencia en sus consecuencias en el mundo exterior y hemos observado que es insaciable. Esto tiene sentido evolucionario, ya que, si después de comer o tener sexo no sintiéramos posteriormente la necesidad de más, la especie humana ya se habría extinguido. Solo encontraríamos fósiles delgados y satisfechos de un animal que no sintió la urgencia de alimentarse y reproducirse. O sea que es lógico, desde el punto de vista de la supervivencia evolucionaría, sentir la necesidad de más.

Pero, al menos para mi, es obvio que nuestra conciencia nos da insinuaciones de que hay algo más que sobrevivir. Al fin y al cabo, casi todos en algún momento nos hacemos esa pregunta ¿Hay algo más que sobrevivir? Y la intuición es si, hay algo más. Pero como podremos saber que es “ese algo más” cuando hay tantas repuestas en forma de filosofías, religiones, científicos etc. Es ahí donde esa misma fuerza de insatisfacción puede aplicarse a el mundo interior, a la experiencia individual.

Esa fuerza que produce insatisfacción cuando se aplica al mundo interior se llama indagación espiritual. Cuando utilizamos la indagación espiritual la insatisfacción evoluciona convirtiéndose en curiosidad y finalmente en amor por la verdad. Es este amor por la verdad el que convertirá tu insatisfacción en asombro y éxtasis del vasto mundo interior.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *