La aceptación como habilidad esencial en la vida

Es un hecho científico que se tarda aproximadamente 0,15 segundos desde el momento en que la luz llega a la retina hasta el momento en que se puede reconocer la identidad básica del objeto. O sea que cuando nos damos cuenta de algo esto ha sucedido ANTES de que fuéramos conscientes. La realidad es que solo tenemos ALGO de control sobre como reaccionamos a lo que percibimos.

Hay por supuesto un estado de reacción que no pasa por nuestro consciente y a esto se le llama FLUJO. (esto es otro tema)

La única reacción sana para nuestra vida ante un hecho cumplido es la aceptación. Aceptar las cosas como son es una habilidad que podemos desarrollar.

La aceptación no es forzarnos a que nos guste algo o estar de acuerdo con algo que es a todas luces inmoral o ilegal. Es simplemente reconocer la realidad. Significa ver la situación claramente como YA SUCEDIÓ y desde ese punto de claridad intentar dilucidar las consecuencias.

La aceptación tampoco es resignación pasiva, por el contrario, significa reconocer realidad de la injusticia o abuso y luego actuar con sabiduría y eficacia para promover el cambio. La pasividad es “Que problema tan grande, no me gusta y me siento débil” la aceptación es “Bueno es un problema, y no me gusta. ¿Ahora que puedo hacer?”

La aceptación no es una decisión de ser disciplinado y aguantar. La aceptación es el resultado de una ACCIÓN”. La acción de poner tu atención y consciencia en el presente, en el aquí y el ahora y estar dispuesto a ver que es verdad en ese momento. La aceptación te ahorra la agonía de “llorar sobre leche derramada”

La meditación desarrolla el músculo de la aceptación promoviendo la calma interior

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *