Como manejar el miedo

En la mayoría de las culturas humanas ha sido una constante la presencia de una tendencia a reproducirse como imperativo primordial. La insistencia que tradicionalmente se le ha impuesto a la mujer de tener hijos y al hombre de proveer para la familia no es sino la manifestación cultural de normas sociales que se originan en nuestro DNA con su única intención de preservarse a si mismo. Es ahí donde se origina esa tendencia primaria que se manifiesta biológicamente en nuestra sexualidad y deberes paternales.

El ser humano ha progresado en la capacidad de conciencia desde el momento en que la vida se inicio. Ahora estamos descubriendo a nivel más general en la sociedad lo que por muchos años fue patrimonio de los Iluminados. Que podemos tener una vida sin sufrimiento.

En particular hablo del miedo. Esta es una emoción que se caracteriza por una sensación corporal que va desde hormigueo en la zona central del cuerpo hasta una sensación tan abrumadora que nos paraliza por completo. La famosa respuesta fisiológica de lucha o huida.

Nosotros tenemos 6 sentidos, lo que nos diferencia de los animales. El Budismo sostiene que la mente es el sexto sentido. La mente es, para el Budismo, el territorio de nuestros pensamientos, lógica, raciocinio, autorreflexión, imaginación, lenguaje y creencias. Y es precisamente la capacidad de la mente de mirarse a si misma lo que nos permite analizar y comprender el miedo. Una vez que comprendemos el miedo lo podemos superar.

Oigamos lo que dice el Buda:

1. “Tu peor enemigo no te puede dañar tanto como tus pensamientos. Ni tu padre, ni tu madre, ni tu amigo más querido, te pueden ayudar tanto como tu mente disciplinada”.
2. “Incluso la muerte no debe ser temida por alguien que ha vivido sabiamente”.
3. “Todo el secreto de la vida se resume a vivirla sin miedo”.
4. “Cuando te das cuenta de lo perfecto que es todo, inclinarás la cabeza hacia atrás y reirás al cielo”.

Finalmente, es la falta de comprensión del miedo lo que nos hace perder tiempo de vivir un bella vida sin miedo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *