Escalamiento de los niveles de Consciencia.

Hice algunos cambios y adaptaciones de algunos modelos y esta es mi versión de cuatro posibles niveles de crecimiento de la Consciencia.

Muchas personas nunca encuentran la salida de un nivel y eso está bien porque el Universo / Espíritu / Dios nos ha dado el libre albedrío para caer y volver a subir tantas veces como sea necesario, este es el proceso de descubrir. AMEN!

Primero debemos definir la palabra consciencia y diferenciarla de la palabra conciencia. Esa simple letra “s” produce una gran diferencia en significado.

“La Consciencia, en su forma más absoluta, es el espíritu universal, inmutable (constante o que no cambia), presente en todo y en todo momento (eterno). También se puede llamar realidad no-dual (o no-polar) por ser independiente de los cambios o alteraciones que suceden en todo lo que está formado por materia y energía (lo cual es dual o polar -por existir dos polos opuestos que interactúan.” (Extracto del libro: La realización del espíritu, de Isaac Portilla. Editorial Mirlo).

En este sentido nos estamos refiriendo ‘al darse cuenta’ como proceso de poner atención (en un objeto concreto, sutil o causal) y registrar conscientemente su existencia como tal. (solo cuando se mira un atardecer se toma conciencia de ese fenómeno; o cuando se pone atención en una idea se es consciente de ella)

“Actualmente, en la lengua española, las palabras “conciencia” y “consciencia” son prácticamente sinónimos y sus definiciones virtualmente idénticas (véanse las definiciones de la RAE y de Mª Moliner). Por ello, cuando nos referimos al espíritu universal (aspecto impersonal del espíritu o Absoluto no-dual), podriamos utilizar el término “Consciencia” o “Conciencia” de forma indiferente.

De la misma forma que el autor* “…prefiero utilizar la palabra “Consciencia” para referirme al espíritu universal [por] las siguientes: 1) para no confundirla con la “conciencia ética” (igual que en inglés se diferencia entre “conscience” y “consciousness/awareness”); 2) por continuidad con el adjetivo “consciente”; 3) por mayor proximidad a la palabra utilizada en inglés (“Consciousness”), lengua donde se ha desarrollado la mayor parte de la literatura relacionada con este campo.” (*Extractado del libro: La realización del espíritu, de Isaac Portilla. Editorial Mirlo).

Hecha esta aclaración procedamos:

Inconsciente Inconsciente

En esta etapa ni siquiera somos conscientes (no nos damos cuenta) de que estamos inconscientes. Atraemos cosas negativas en nuestra vida a un ritmo creciente, es como si hubiéramos desarrollado una bola negativa de energía rodando cuesta abajo. En nuestra manera de ver el mundo, nada es nuestra culpa y siempre estamos buscando a alguien a quien culpar. Nos convertimos en el ejemplo específico de la co-dependencia.

Inconsciencia consciente

Aquí, por primera vez, somos conscientes (nos damos cuenta) de nuestros pensamientos, tanto negativos como positivos y de las consecuencias que estos podrían traer. Comenzamos a ver nuestros patrones, en particular los negativos, y nos volvemos más conscientes de lo que estamos atrayendo. Puede que no nos guste lo que estamos atrayendo, pero empezamos a asumir  responsabilidad por nuestro devenir — aprendiendo de ello.

Consciencia consciente

Luego nos damos cuenta, cada vez más claramente, que el ‘libre albedrío’ significa e implica que de alguna manera elegimos nuestra propia realidad.  Además, decidimos deliberadamente  enfocar nuestra intención, pura y positiva, en el sentimiento, en el pensamiento, en nuestro propósito y en nuestra visión personal, que cada vez son elementos más claros. Al mismo tiempo aprendemos a abrazar, en cuanto aparece, toda resistencia como una oportunidad para crecer como ser humano. Comenzamos a aprender  y entender que la creación es una manifestación de nuestra conexión interna con la Presencia Interior . Que nuestras intenciones son más reales, a medida que se alinean con la Presencia Interior que cada vez más sentimos más. Podemos reconocer las oportunidades que se nos presentan y estamos mejor preparados para superar las dificultades a medida que emergen.

Consciencia Inconsciente

Cuando llegamos a este punto, no tenemos que trabajar tan duro para crear cosas en nuestra vida; de hecho en esta etapa hay cada vez menos esfuerzo, sólo gratitud. Hemos formado el hábito de ser conscientes. Estamos presentes y reconocemos la unidad con la Presencia Interior. Hemos encontrado unidad con Todo lo que Es. Vivimos momento a momento en la eternidad del presente sin oposición o reacción a lo que ya es el caso,  aquí y ahora. Tenemos un entendimiento basado en Intuición, Fe e Inocencia y no en elaboraciones mentales. En lugar de buscar el sentido de la vida ahora estamos seguros de que la vida tiene sentido. Hablamos desde el Silencio. La gente nos llama los “AFORTUNADOS”.

Recuerde: “Plena Consciencia”— el último nivel— implica saber (sin dudas)

* Saber qué estoy haciendo y por qué lo estoy haciendo

* Saber lo que estoy sintiendo y por qué lo estoy sintiendo

* Saber lo que pienso y por qué lo estoy pensando

* Saber lo que estoy diciendo y por qué lo estoy diciendo

* Saber QUIEN soy

* Saber POR QUÉ estoy aquí y POR QUÉ ahora

El gran descubrimiento: YO SOY sin ninguna palabra después de soy.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *